Noticias

25 noviembre 2021

CALAMEÑO ES CAMPEÓN PANMERICANO DE MOUNTAIN-BIKE Y SE PROYECTA PARA COMPETIR EN EURPA

Con 17 años, Lucas Sierra se convirtió en campeón panamericano XCM continental tras adjudicarse el Atacama Challenger 2021 realizado durante la primera semana de septiembre en San Pedro de Atacama, y donde participaron más de 800 deportistas de distintas edades.

“No me lo creo todavía”, señala el competidor del club de mountain-bike “La Naya Bike”. “Esto es un proceso, no es llegar y ganar algo. Siempre hay sacrificio, perseverancia y actitud, que es lo principal”, agrega tras ganar la categoría y superar una dura artrosis que lo tuvo varios meses sin entrenar.

“Fue en un terreno duro, seco, con muchos arenales y subidas muy pesadas, pero pudimos llevarlo bien”, destaca.

Reconoce que a San Pedro de Atacama sólo habían ido a “andar en bicicleta, pero nunca a competir”.

Sobre el entrenamiento que realiza, destaca el apoyo de su entrenador, Patricio Alfaro. “Él me envía un microciclo, que es por mes. Me envía distintos tipos de entrenamientos respecto a los objetivos a conseguir”.

En este aspecto, compatibiliza sus estudios con los entrenamientos. “Hablo con los profesores y por lo menos ellos me entienden”

Sobre los desafíos que se vienen pronto, Lucas indica que espera competir algún día en Europa. “Para eso se necesita mucho trabajo, disciplina y sobre todo el apoyo de las personas que te rodean. En especial agradezco a mi madre que siempre está ahí, y que si no tiene se consigue. También a la tienda y al equipo “La Naya Bike”, que siempre me apoya con pasajes, y a mi coach que me da consejos y lo pasamos bien”.

Cochabamba y Europa

Patricio Alfaro recordó que este Panamericano se estaba preparando desde el 2019, “por lo mismo llevábamos bastante tiempo preparándolo en la tierra de Lucas. Lo hizo con un equipo multidisciplinario, su familia y con su equipo “La Naya Bike” que lo apoya mucho. Mi apoyo consiste en las preparaciones, en las metodologías de entrenamientos y en los viajes que hace al Centro de Entrenamiento en Concepción”.

Reconoce que este tipo de preparaciones más bien es a largo plazo. Los resultados no vienen de un día para otro. Muchos deportistas creen que por pedalear un par de meses ya pueden ser campeón nacional o regional. Es un proceso psicológico donde la familia debe estar detrás de ellos, su equipo y lo debe tener claro la persona que lo toma y lo apoya en la parte metodológica”.

Añade que el próximo gran desafío de su pupilo es el Nacional que se realizará en Angol, en diciembre, “pero después de eso se baja la temporada, y se va con Ángel Hinojosa y Nataly Soria a Cochabamba a hacer su preparación para el próximo año”.

“Si bien está a la misma altura que Calama, las rutas son distintas, y la idea es que también vaya conociendo distintos tipos de terrenos para preparar el 2022 que se viene bastante fuerte. Tenemos varios objetivos establecidos, y uno de ellos es viajar a Europa con Lucas y el equipo, principalmente”, señala Alfaro, quien tiene un centro de entrenamiento en Tomé. “Ahí tienen todo lo necesario para entrenar en óptimas condiciones como son gimnasios, pistas de entrenamiento y habitaciones acondicionadas. Viven el día a día al lado mío para ir guiándolos y afinando detalles”.

Orgullo local

Ángel Hinojosa junto a su señora fundó el club “La Naya Bike”. Resalta que los logros de Lucas “es un trabajo de muchos años. Lo tomamos como a los 13 años y hoy comienzan a verse los frutos. Claramente un objetivo así no se puede lograr sin el apoyo de la familia y del equipo”.

El también director técnico del equipo lleva 22 años pedaleando, pero “sacar a un muchacho desde la base y llevarlo hasta donde ha llegado es un orgullo y muy gratificante”.

En este sentido destaca a Calama también como centro de entrenamiento. “Nuestra tierra tiene todas las condiciones para sacar corredores de elite. Tenemos la altura, los terrenos y sobre todo el apoyo de las empresas privadas las cuales también pueden apoyar más”.

Finalmente, invitó a los “muchachos que están en el cerro” a integrarse. “No tenemos problemas en enseñar ni tampoco en guiarlo. Los recibimos con los brazos abiertos”, cerró.