Noticias

12 agosto 2021

CONVENIO UA-ISP FORTALECERÁ LA VIGILANCIA GENÓMICA CON FOCO INMEDIATO EN LAS VARIANTES DEL SARS-CoV-2

La iniciativa además cuenta con el patrocinio del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades​ (CDC) de los Estados Unidos.

Fortalecer las capacidades de vigilancia genómica que existen en la región, con foco inmediato en el SARS-CoV-2, pero ampliable luego a otros virus y amenazas, es el objetivo principal de un convenio firmado este jueves entre la Universidad de Antofagasta y el Instituto de Salud Pública (ISP) en dependencias del Campus Angamos.

Este acuerdo de colaboración es parte de un proyecto mandatado por el Ministerio de Ciencias y cuenta con el patrocinio del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), cuyos representantes también estuvieron ayer en la ciudad conociendo los laboratorios universitarios que trabajan en este campo.

Heriberto García, director (s) del ISP explicó que el convenio busca ampliar y ser más oportunos en la pesquisa de los patógenos que están circulando en la macro zona norte, aprovechando las capacidades instaladas y la experiencia de los investigadores locales.

“La vigilancia genómica nos va a permitir tener mayor certeza de la aparición de nuevas variantes en la zona norte y tener también confirmación de estas variantes para poder hacer un mejor aislamiento y una mejor investigación epidemiológica. Todo eso es muy importante para nosotros”, explicó.

García dijo que la idea además es descentralizar la presencia del ISP, en este caso a través de los laboratorios de la Universidad de Antofagasta, que con este convenio se integran a la secuenciación avanzada y “en tiempo real” de virus en el país.

“Con este acuerdo de vigilancia genómica, vamos a entregar más oportunidad, porque las muestras llegarán de manera directa a la UA y ahí mismo se realizará la secuenciación de las variantes”, explicó el director (s).

El rector de la Universidad de Antofagasta, Dr. Luis Alberto Loyola, señaló que el acuerdo firmado oficializa el trabajo entre el Instituto de Salud Pública y los laboratorios de la UA, que desde el año pasado trabajan en este campo.

“Ahora el estudio será más coordinado, porque se efectuará en la macrozona norte y en ese contexto se fortalecerán nuestros laboratorios para realizar la vigilancia de secuencia genómica. Todo eso contribuirá al trabajo epidemiológico, precisamente en la movilidad y trazabilidad de la población que se ejecuta. Con esto, el país será el principal beneficiado, ya que habrá un sistema ordenado de información acompañado de un trabajo científico de calidad”, señaló.

El rector Loyola profundizó que se adquiere un gran compromiso en materia de ciencia e investigación, porque el convenio es mandatado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y cuenta con el patrocinio del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

La agencia norteamericana participa en el convenio con la intención de fortalecer y apoyar la capacidad tecnológica de vigilancia genómica que tiene la Universidad de Antofagasta en sus laboratorios, como también la de otros laboratorios universitarios en Chile.

“Nuestro interés de trabajar con Chile es estudiar los genomas de patógenos que preocupan tanto a Chile como Estados Unidos. El foco no será solo en una variante, sino que será coronavirus en general, por lo que nuestra colaboración se centrará en impulsar los laboratorios en la macrozona norte, lo que permitirá potenciar la predicción de enfermedades y estudiar el efecto de las vacunas, lo que debería permitirnos prevenir enfermedades en el futuro”, explicó Leonard Peruski, Global Health Laboratory Expert del CDC de Estados Unidos.

Tras la firma se realizó un recorrido por los laboratorios de la Universidad de Antofagasta con autoridades regionales, universitarias y los representantes del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos.

“El objetivo de esta actividad radica en identificar las fortalezas y debilidades que tienen los distintos centros de análisis con el fin de contribuir con un plan de aceleramiento que permitirá fortalecer los procesos de secuenciamiento. Todo esto, para hacer frente y participar activamente en la vigilancia genómica en la región”, manifestó la directora del Laboratorio de Genómica Microbiana de la UA, Dra. Alexandra Galetovic.

En tanto, la seremi de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de la macrozona norte, Daniela Barría, destacó “el aporte y la disposición que han tenido los investigadores de las universidades del norte para apoyar desde la ciencia, desde la investigación, el trabajo que ha significado la lucha contra la pandemia”.

El convenio con el ISP también contempla detectar enfermedades emergentes transmisibles como arbovirus, dengue, zika, fiebre amarilla, además del control de aguas y otras acciones relacionadas.

También participan en esta alianza las Universidades de Tarapacá y Atacama, junto a las seremis de Ciencias y Salud.