Noticias

25 octubre 2021

OCDE DESTACA A CHILE EN ESTUDIO SOBRE EFECTOS DEL COVID-19 EN ELEAM

Nuestro país es destacado en 6 de los 8 puntos estudiados en respuesta a la pandemia, resaltando la alianza con MINSAL, la colaboración público-privada, las Residencias Espejo Transitorias (RET) y los equipos de respuesta rápida, entre otros.

Chile es el único país en América del Sur destacado en el informe “COVID-19 en ELEAM: impactos, respuestas políticas y desafíos” entregado este jueves por la OCDE, en el que se realiza un balance de las respuestas que los diversos países han implementado para enfrentar la pandemia del Coronavirus.

En el informe se detallan los cambios a lo largo del tiempo en las estrategias de testeo, la reducción de interacciones y las medidas de aislamiento, digitalización de servicios y equipos de trabajo que se han implementado.

La estrategia, llevada a cabo por el Ministerio de Salud y el Ministerio de Desarrollo Social y Familia a través de Senama, consideró una combinación del diseño e implementación de estrictos protocolos de higiene y seguridad, además de una serie de pruebas proactivas y reactivas a los residentes y personal a cargo del cuidado de los diversos Establecimientos de Larga Estadía, así como también medidas para asegurar un aislamiento efectivo.

Todos estos elementos fueron monitoreados de forma constante a través de una plataforma tecnológica orientada al control temprano y la detección de brotes de enfermedades, para así otorgar una respuesta rápida, por parte del equipo de SENAMA.

Dichas iniciativas son las que fueron destacadas en el Seminario de la OCDE -GCOA “Caregiving Workforce”, que busca medidas innovadoras, como las implementadas por Chile, para asegurar el cuidado apropiado de las personas mayores durante la pandemia, así como también, resalta la importancia de tener cuidadores capacitados, profesionales y comprometidos.

En ese sentido, la ministra de Desarrollo Social y Familia, Karla Rubilar valoró los datos entregados en el informe, puntualizando que desde la llegada de la pandemia “nuestras políticas públicas estuvieron orientadas en proteger y resguardar a la población de nuestro país, especialmente a los adultos mayores. Trabajamos en medidas de confinamiento, para luego dar inicio en la campaña de vacunación masiva contra el Covid-19, donde las personas mayores fueron nuestra prioridad al estar dentro de los primeros chilenos en vacunarse, y en ese sentido, queremos relevar que los adultos mayores que viven en Establecimientos de Larga Estadía, fue en quienes concentramos todos nuestros esfuerzos, priorizando la inoculación en las propias residencias”.

El director nacional de SENAMA, Octavio Vergara resaltó que “en el ámbito de la prevención hemos monitoreado a más de 25 mil personas mayores residentes. También, seguimos atentamente la situación de unos 1.200 ELEAM a lo largo de todo Chile e hicimos entrega de más de 50 millones de unidades de elementos de protección personal (EPP) para el personal a cargo del cuidado. Es importante destacar, que además, el 90% de los funcionarios de estos establecimientos recibieron capacitación respecto de cómo enfrentar de mejor forma la pandemia. Esto fue un gran esfuerzo que pudimos lograr gracias a una alianza público-privada”.

Además, Chile implementó medidas relacionadas para mejorar el acceso a los elementos de protección personal (EPP). Para ello se realizó un financiamiento y la distribución directa por parte del Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA) en conjunto con la elaboración de una estrategia público-privada, que permitiera acelerar los procesos y beneficiar a este grupo de la población y las residencias. Es así como organismos como Compromiso País, la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), la Fundación Simone de Sirene, entre otros se sumaron a estas iniciativas y permitieron implementar esta serie de medidas en favor de las personas mayores.

Otros aspectos clave fueron la priorización en el testeo de los residentes y el personal de los ELEAM, con más de 38 mil test aplicados en alianza con la ACHS, la elaboración de protocolos para definir las restricciones dentro de los recintos (restricción de visitas, medidas de aislamiento), el refuerzo con personal de reemplazo para aquellos ELEAM con brotes, donde se destaca la contratación de más de 6 mil personas y el apoyo de la Fundación Simone de Sirene, para poder asegurar el cuidado constante de las personas mayores con dependencia y la coordinación en el ámbito de la salud, donde se priorizó la vacunación de este grupo y se efectuó un trabajo conjunto entre la atención primaria y los diversos hospitales del país.

“Durante el 2020 desarrollamos una estrategia que incorporaba las Residencias Espejo Transitorias (RET), para asegurar el cuidado, el aislamiento y la atención de las personas mayores en casos de brotes de COVID-19. En total, 22 Residencias Espejo Transitorias estuvieron operativas en el país, permitieron la atención de 572 residentes. Respecto de la vacunación, Chile destacó con un 90% de los residentes y funcionarios vacunados al momento en que se elaboró el informe, actualmente esta cifra supera el 92% de la población objetivo”, resaltó el director nacional de SENAMA, Octavio Vergara.

Por su parte, la ministra Karla Rubilar, apuntó que “para nuestro Gobierno, y especialmente para el Ministerio de Desarrollo Social y Familia los adultos mayores además de ser una prioridad, siguen estando en el centro de nuestras preocupaciones, y nuestro compromiso sigue estando con ellos. Y no nos referimos sólo al proceso de vacunación exitosa que hemos llevado a cabo, y que por lo demás es tremendo logro para nuestro país, y de lo que además nos sentimos muy orgulloso,  sino que también en cómo hemos potenciado todas las herramientas de protección social, porque sabemos todas las consecuencias, no sólo sociales, sino también económicas que trajo la pandemia”.

El informe publicado en el sitio web de la OCDE, también evalúo la preparación para emergencias del sector, así como los desafíos laborales, organizativos y de coordinación. Finalmente, la publicación analiza cómo las respuestas políticas afectaron la continuidad de la atención y el bienestar de los residentes, al tiempo que destacó la eficacia del proceso de vacunación.