Noticias

10 junio 2022

INCENDIO EN EX VERTEDERO LA CHIMBA: LA PUNTA DE UN ICEBERG

Debido al incendio que afectó al ex vertedero la Chimba, el Departamento de Medioambiente del Consejo Regional Colegio Médico de Chile A.G
señala que: Lamentamos los daños que actualmente la población de Antofagasta está sufriendo a
propósito del incendio del ex vertedero La Chimba, paradójicamente a pocos días de
haberse celebrado el día mundial del medioambiente.
Este basural ha implicado por años contaminación del aire, del suelo y de las napas
subterráneas, con distintos tipos de tóxicos: contaminantes orgánicos volátiles, metales
pesados, hidrocarburos, ácido sulfúrico, material particulado, dióxido de carbono, metano
y otras sustancias, generando silenciosamente efectos nocivos en la población y el
ecosistema de ese sector de nuestra ciudad.
Se ha documentado que la exposición crónica se asocia a enfermedades respiratorias,
neurosiquiátricas, hematológicas, algunos cánceres y a malformaciones congénitas en
mujeres gestantes.
Ahora, la agudización de la contaminación a causa del incendio, puede intensificar cuadros
respiratorios, especialmente en personas con enfermedades de base y al coexistir con
virus de la temporada invernal, siendo los grupos de mayor riesgo los niños y niñas y los
adultos mayores. Si la concentración de contaminantes del aire aumenta, también pueden
producirse manifestaciones agudas de tipo neurológico, como cefalea, mareos, vómitos y
compromiso de conciencia.
El llamado a la población es a cerrar sus ventanas, limitar la actividad física por el
momento y utilizar mascarilla.
Más allá de la evidente necesidad de resolver la crisis actual, es urgente que las
autoridades concreten una solución definitiva, que requiere:
– Definir un lugar adecuado fuera de la ciudad en donde realizar un procesamiento
moderno de los residuos producidos por la actividad humana, con énfasis en un reciclaje
seguro, que permita reutilizar y reducir al mínimo posible los desechos.
– Establecer un plan de mitigación que permita descontaminar el suelo y secundariamente
el aire y las napas subterráneas del sector del basural, lo cual sería posible reconvirtiendo
el área en un parque con especies arbóreas que naturalmente son capaces de limpiar el
suelo, vinculándolo con el tratamiento y la utilización de aguas grises de distintas fuentes
del mismo sector.